VACUNACIÓN ANTIGRIPAL

Hace unos días acaban de salir publicadas las recomendaciones sobre vacunación antigripal para la campaña 2016-2017 del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, desde CIP sin-tituloqueremos ayudaros a aclarar vuestras posibles dudas:

¿Quién debe vacunarse?

El CAV-AEP recomienda la vacunación antigripal de:

  • Grupos de riesgo: niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base.
  • Niños sanos a partir de los 6 meses de edad, adolescentes y adultos sanos que convivan con pacientes de riesgo.
  • Miembros del entorno familiar, cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que estos no pueden recibir la vacuna antigripal.
  • Todos los profesionales sanitarios.

¿Y si mi hijo es un niño sano?

Este es uno de los primeros puntos de controversia, qué hacer en el niño que no cumple criterios de riesgo, el CAV-AEP considera que la vacunación antigripal de los lactantes mayores de 6 meses, no incluidos en grupo de riesgo, si sus padres lo solicitan y su pediatra lo considera conveniente, es una medida recomendable, dada la elevada tasa de complicaciones asociadas a la gripe en este grupo de edad.

¿Qué vacunas se pueden utilizar?

En este punto es donde más duda puede surgir, ya que existen vacunas trivalentes y tetravalentes (con 3 o 4 subtipos del virus de la gripe, que se eligen cada año según los que hayan circulado el año previo) y dentro de estas inactivadas (de subunidades y fraccionadas) o de virus vivos atenuados.

La AEP recomienda como primera opción en niños las vacunas tetravalentes, inactivadas o de virus vivos, este año es el primero que vamos a tener disponible en farmacias la vacuna tetravalente intranasal de virus vivos atenuados, con lo que a nuestro parecer sería la más interesante, ya que por un lado es la que presenta una cobertura más amplia y por otro lado la vía de administración es intranasal, con lo que evitamos el temido “pinchazo” a los niños.

El principal inconveniente que nos encontramos con esta vacuna es que solo esta recomendada a partir de los 2 años, con lo que entre 6 meses y dos años se debería administrar la trivalente inactivada que es la única que tiene indicación en ficha técnica para esa edad.

Otro de los inconvenientes de la vacuna inactivada es que no se encuentra financiada por el Sistema Sanitario Público Andaluz, ya que la que se administraría en este caso a los niños que pertenezcan a los grupos de riesgo sería la trivalente inactivada.

En resumen:

  • Entre 6m y 2 años se debe optar por la vacuna trivalente inactivada (que se administra por vía intramuscular)
  • A partir de los 2 años podemos optar por la vacuna tetravalente de virus atenuados (que se administra por vía intranasal).

Para facilitaros a los padres que opteis por la utilización de la vacuna intranasal, en Clínica CIP hemos pensado que sería más cómodo que pudierais disponer de la vacuna en el propio Centro, por lo que los que así lo deseéis la podreis adquirir y admnistrar allí mismo por nuestro personal de enfermería.

Como siempre, todo nuestro equipo de profesionales quedamos a vuestra disposición para aclararos cualquier duda que os pueda surgir.

Dr. Daniel Ruiz Díaz

ELEGIR VIDEOJUEGOS ADECUADOS

– La imagen tiene una gran influencia en la formación de niños y adolescentes: la televisión, el cine, los ordenadores y las videoconsolas les acompañan desde sus primeros años de vida. Eluso de estas tecnologías ofrece indudables beneficios. Y, en ocasiones, puede ocasionar riesgos y daños, psicofísicos y sociales, que deben ser conocidos por padres, educadores y personal sanitario.

– El videojuego se ha convertido en el entretenimiento favorito de la mayoría de los niños occidentales, debido a la creación de una realidad virtual asombrosa. Es verdad que sigue habiendo programas de videojuegos sexistas y violentos. Pero también los hay francamente educativos. Y que permiten participar a todos los miembros de la familia y a los amigos.

– Los usa el 90% de los niños de 6 a 9 años, que suelen jugar mediante videoconsolas. Este porcentaje va disminuyendo a medida que se avanza en edad. Entre los 10 y 18 años lo usan el 61%, con el ordenador y los juegosonline como soporte fundamental.

– Mayoritariamente son varones. Juegan en solitario más de la mitad de ellos. Y el resto con amigos, hermanos o padres. Una tercera parte reconoce jugar con videojuegos para mayores. En ocasiones, los padres desconocen el contenido real de los videojuegos a los que sus hijos dedican horas de su ocio semanal.

– Las temáticas preferidas son la aventura-rol, los deportes y la lucha. A menudo utilizando copias ilegales. Actualmente hay un auge de los denominados “free to play” (juegos online gratuitos).

¿Son beneficiosos los videojuegos para niños y adolescentes?

Entre los aspectos positivos de los videojuegos destacamos:

  • Mejoran la atención y el desarrollo de habilidades en visualización espacial y matemáticas.
  • Favorecen la coordinación óculo-manual y los reflejos.
  • Es un modo ideal de aprendizaje: por el reto y desafío. O porque desarrollan la fantasía y estimulan la curiosidad.
  • Por la posibilidad de aplicaciones creativas y pro-sociales en algunas disciplinas: rehabilitación física, educación, etc.
  • Aumento de la auto-estima: proporcionan sentido del dominio y control.
  • Reducen la posibilidad de otras conductas problemáticas.
  • Sirven, como terapia, en el tratamiento de ciertos trastornos relacionados con la hiperactividad y el estrés.
  • Sirven como preparación al mundo de la informática

No debemos olvidar aspectos negativos como son:

  • Uso excesivo que reduce el tiempo de estudio y de otras actividades lúdicas o deportivas.
  • Contenido inadecuado para la edad del usuario o su nivel madurativo. Esto puede ocurrir con aquéllos de alto contenido violento.
  • Mayor probabilidad de problemas posturales y de fatiga ocular. E incremento de la obesidad.
  • Problemas de convivencia, alteraciones del sueño, aislamiento social.

¿Cómo adquirir un videojuego adecuado?

En Europa, la mayoría de los fabricantes de consolas y videojuegos están adheridos voluntariamente al sistema “PEGI” (Pan European Game Information) ya que no existe una protección, mediante leyes específicas, que regule la calificación de contenidos según la edad del niño. Los videojuegos deben llevar una etiqueta en la carátula (obligatoria desde marzo de 2001) con el argumento del juego y la edad aconsejada:

  1. Verde: apto para todos los públicos.
  2. Amarillo: no recomendable a <13 años.
  3. Naranja: no recomendable a <16 años.
  4. Rojo: sólo para >18 años.

Los descriptores que aparecen en el reverso de los estuches indican los motivos principales por los que un juego ha obtenido una categoría de edad concreta: violencia, lenguaje soez, miedo, drogas, sexo, discriminación, juego y juego en línea con otras personas (Figura 1).

En el mercado existen buenos productos para jugar con los hijos y los alumnos. Por ejemplo: participando en guerras históricas, como las guerras de las Galias. Regresando a la ciudad antigua (Caesar). Enseñando a gestionar una ciudad (Sim City). Recreando la vida de una familia (Los Sims). O promoviendo actividad física (consola Wii).

Otro uso importante de los videojuegos es en las aulas, con la finalidad de enseñar un contenido educativo específico, favoreciendo la motivación del estudiante. Así, no es extraño que los libros de texto traigan un CD con juegos para que los niños practiquen los contenidos explicados en clase. Ejemplos son: La Compra Saludable, Food Force, World of Workout y Astrojumper, diseñado éste último para los niños con autismo.

Figura 1. El código PEGI  ofrece información a los adultos sobre ciertos aspectos de los videojuegos, que deben tener en cuenta a la hora de considerarlos o no apropiados para sus hijos menores de edad

Consejos para el uso adecuado de los videojuegos

– Seleccionar adecuadamente los juegos de acuerdo a la edad del niño, eligiendo temas no sexistas, violentos o poco solidarios. El que los  niños sean capaces de manejar los mandos no significa que los contenidos sean los más adecuados.

– Aplicar criterios de consumo razonable.

– Los videojuegos no deben ser elemento de premio o castigo.

– Aunque jugar es una actividad importante no debe suplir a los deportes, estudios, salidas, etc.

– Procurar que todos se complementen. La mayoría de los videojuegos permiten guardar la partida y disfrutarla en varias sesiones.

– No es conveniente que se utilicen como “niñeras” o para suplir el vacío que supone conciliar la vida familiar y laboral.

– Negociar con ellos los momentos de juego. Igual que se pactan los tiempos de estudio y las salidas.

– Conviene descansar 10 a 15 minutos por cada hora de juego.

– Una hora de juego al día no es perjudicial. Siempre que no se sume al exceso de horas de televisión.

– Ubicar el ordenador en un lugar común de la casa. No en su habitación. Esto permitirá observar informalmente lo que hacen cuando se conectan.

– Promover el juego compartido con amigos y familia. Jugar en compañía es más divertido y tiene una labor educativa. Invitar amigos a casa.

– Situarse en un lugar bien iluminado, separados de la pantalla de la televisión tan lejos como sea posible.

– No todos los espacios públicos para el uso de videojuegos (bibliotecas, salones de ocio, cibercafés) están tutelados por educadores. El acceso a contenidos no adecuados puede estar al alcance de menores.

– Conviene conocer los gustos e intereses de los hijos. Sus videojuegos preferidos, sin ridiculizar sus gustos.

Enlaces de interés

1. Aprende y Juega con EA. Buscador que permite consultar las características de los videojuegos y las habilidades que desarrollan según su edad recomendada.

2. FAROS. El Observatorio de Salud de la Infancia y la Adolescencia. Diversos temas sobre Videojuegos.

3. Guía Videojuegos. Guía actualizada de videojuegos desarrollada por la Organización de Protección de la Infancia en Tecnologías de la Información y la Comunicación (Protégeles) en colaboración con el Ministerio de Sanidad y Política Social.

4. Pantallas amigas: Videojuegos online. Pantallas Amigas es una iniciativa que tiene como misión la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia.

5. PEGI-online.net. Presentación del código PEGI que regula los contenidos de los videojuegos en la Red (POSC), con enlaces para ampliar información y noticias actualizadas.

Fuente: .aepap.org

ALERGIA E INTOLERANCIA A LAS PROTEÍNAS DE LA LECHE DE VACA

La leche de vaca, que también es la base de las leches adaptadas para bebés, puede desencadenar reacciones alérgicas en algunos niños

La alergia a la leche de vaca consiste en una reacción del sistema Vaso de lechede defensa que, por error, se activa en contacto con las proteínas de la leche. Es la alergia alimentaria más frecuente en los primeros meses de vida. No debe confundirse con la intolerancia a la lactosa, en la que el componente de la leche implicado no son las proteínas sino su azúcar natural (la lactosa), y que se encuentra en todo tipo de leche además de la de vaca.

La alergia suele aparecer después de que el niño comienza a recibir lactancia artificial, ya que las fórmulas adaptadas se fabrican a partir de leche de vaca. Aunque es muy poco frecuente, algunos lactantes que reciben exclusivamente leche materna pueden sensibilizarse a partir de las proteínas de los lácteos que consume su madre, que pueden pasar en pequeña cantidad a su leche.

¿Cuáles son los síntomas?

En las alergias típicas suele apreciarse una reacción en la piel (urticaria) pocos minutos después del contacto con la leche, que puede ser en forma de enrojecimiento alrededor de la boca, hinchazón de los labios y párpados (angioedema) o aparición de ronchas (habones) en otras partes del cuerpo. Estas lesiones suelen picar. Las formas más intensas (anafilaxia) afectan a varios órganos y pueden llegar a ser muy peligrosas.

También puede manifestarse con síntomas digestivos, como diarrea o vómitos, que suelen aparecer poco después de las tomas.

Otras veces los síntomas aparecen de manera más lenta y mantenida en el tiempo, sin relación directa con las tomas, con dolor abdominal e irritabilidad, mala ganancia de peso, diarrea prolongada, asma o dermatitis atópica.

¿Cómo se confirma el diagnóstico?

El primer paso para confirmar el diagnóstico son las pruebas alérgicas. En caso de que no se puedan realizar de forma inmediata, suele indicarse la sustitución de la leche de vaca por una leche especial hasta ese momento, debido a la posibilidad de que aparezca una reacción alérgica más grave.

Las pruebas alérgicas son de dos tipos: pruebas cutáneas y análisis de sangre. La prueba cutánea más usadas es el prick test, en el que se aplican sobre la piel unas gotas con extractos de distintas proteínas de la leche de vaca para observar si aparece una roncha en esa zona, que indicaría sensibilización a esa proteína. Con un análisis de sangre se puede detectar la presencia de anticuerpos frente a esas misma proteínas, con un significado muy parecido a las pruebas cutáneas.

Estas pruebas detectan las alergias “clásicas” desencadenadas por un tipo de anticuerpo llamado inmunoglobulina E. Pero existen también alergias producidas por otros mecanismos inmunológicos (algunos denominan a estas alergias como intolerancias) en las que las pruebas alérgicas son siempre negativas. Por eso, en muchas ocasiones es necesario hacer una prueba de provocación para confirmar o descartar el diagnóstico. La prueba de provocación consiste en administrar varias tomas de leche (comenzando con cantidades muy pequeñas) para comprobar si se reproducen los síntomas.

¿Qué puedo hacer?

La base de los cuidados es excluir de la dieta todo tipo de lácteos. Este tipo de dietas precisan de un seguimiento médico para comprobar que se reciben aportes adecuados de nutrientes.

Si se trata de lactantes que todavía reciben leche materna y comenzaron con los síntomas al introducir alguna toma de leche artificial, es preferible que vuelvan a recibir únicamente el pecho. A veces es necesario que la madre haga también esa dieta, si se observa que los síntomas aparecen también al tomar pecho.

En los lactantes que están tomando leches artificiales se debe sustituir la fórmula adaptada normal por una fórmula especial. Lo más habitual es emplear fórmulas extensamente hidrolizadas, en las cuales las proteínas están fragmentadas en trozos suficientemente pequeños como para que no sean reconocidas por el sistema de defensa. Estas leches tienen un olor y sabor muy fuertes, aunque los niños alérgicos suelen acostumbrarse rápidamente a ellas. Otra opción es utilizar fórmulas elaboradas con proteína de soja.

En niños que ya reciben otro tipo de alimentación más variada debe tenerse en cuenta que, además de todo tipo de lácteos elaborados con leche de vaca (yogures, queso, etc.) muchos alimentos elaborados pueden contener leche, por lo que es necesario revisar bien su composición.

Tampoco se recomienda el uso de leche de otros mamíferos (cabra, oveja, burra), porque con frecuencia también desencadenen reacciones alérgicas en estos niños. Hay que tener precaución cuando se consume carne de vacuno pues, aunque la mayoría de las veces son bien toleradas, algunos niños alérgicos a la leche de vaca también tienen síntomas al tomar su carne.

Por otro lado, cuando los niños que han tenido alguna reacción alérgica grave, puede ser conveniente que su familia disponga de un autoinyector de adrenalina para tratar las reacciones más graves.

¿Qué consecuencias tiene?

En la mayoría de los niños la alergia a las proteínas de leche de vaca es un fenómeno transitorio. A los 4 años de edad más del 80% de los niños con alergia típica ya toleran bien los lácteos. En el caso de las intolerancias con pruebas alérgicas negativas el pronóstico es todavía mejor.

En los niños en los que la alergia persiste más allá de los primeros años, se están comenzando a probar tratamientos para inducir tolerancia a la leche administrando de manera progresiva cantidades crecientes de leche. No obstante, es una técnica en la que existe todavía poca experiencia y que tiene riesgos, por lo que su uso todavía no está muy extendido.

¿Cómo se puede prevenir?

La medida más importante para prevenir esta alergia es que el niño reciba lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida. Debe evitarse también el uso de biberones de ayuda los primeros días de vida si no es estrictamente necesario.

Los niños que ya tienen una alergia alimentaria tienen más riesgo de presentar posteriormente alergias a otros alimentos. Por eso, se recomienda que cuando se den por primera vez ciertos alimentos (huevo, pescado, frutos secos, fresa, etc.) se haga en pequeña cantidad y de uno en uno, vigilando la aparición de reacciones sospechosas. Lo que no es útil es retrasar mucho tiempo la introducción de esos alimentos, pues el riesgo de aparición de nuevas alergias no disminuye.

Fuente: aepap.org

¿QUÉ ES LO QUE SE LE VA A HACER A NUESTRO BEBÉ EN SU PRIMER MES DE VIDA?

Después del parto, lo primero que necesita un niño sano es ponerse en contacto piel con piel sobre el pecho de su madre. Con la adecuada supervisión hay que permitirle estar allí un tiempo. Con toda probabilidad esto hará que inicie precozmente la lactancia materna. Estos dos hechos son de vital importancia para que se empiece a desarrollar un vínculo entre la madre y su hijo.

Las primeras horas

Tras el parto, ellos deben tener un tiempo de intimidad, la oportunidad de reconocerse y “enamorarse”.  Después debe seguir afianzándose.  Esto llevará a lo que se llama un “apego seguro”.

Esta sencilla práctica aporta todo lo que el recién nacido necesita en ese momento: calor, alimento, amor y protección. También resulta muy beneficiosa para la madre. Siente menos dolor y reduce el riesgo de hemorragia posparto y ansiedad. Entre tanto, los profesionales sanitarios pinzan el cordón y hacen una evaluación de su vitalidad. El llamadoTest de Apgar.

Cuando pasan 1-2 horas se pondrá una pomada antibiótica en los ojos y la vitamina K intramuscular para prevenir sangrado. Existe la opción de darla por vía oral, pero es menos fiable. En las 9 comunidades autónomas  que así lo tienen establecido se inicia la vacunación frente a Hepatitis B.

Entre las 4-6 horas hay un periodo de transición. Los pulmones y el corazón se adaptan a la vida fuera del útero. Es muy importante controlar su temperatura, color y respiración. Esto no implica separación de su madre. Al contrario, debe estar con ella y ponerle al pecho a menudo. Así se favorece la subida del calostro. Es una leche muy rica en proteínas y colesterol. Y es importantísima para el desarrollo del cerebro, retina y de la flora intestinal del bebé. No se deben ofrecer chupetes ni biberones de suero, agua, infusiones ni leche artificial porque interfieren con el buen establecimiento de la lactancia materna.

Si no fuera posible darle de mamar o bien la decisión de los padres fuera alimentar a su hijo con sucedáneos de leche materna se le ofrecerá fórmula de inicio en cantidades pequeñas (30 ml) cada 2-4 horas.

El primer día de vida

El bebé hace la primera deposición, el meconio. Es oscura y pegajosa y puede continuar 1-2 días. Nos dice que su intestino funciona bien. Después, las deposiciones se harán más verdosas (2º-3º día) y al final, amarillas con grumos. También comenzará a orinar. El pediatra le hará una exploración exhaustiva para comprobar su estado de salud.

El segundo día de vida

Se inicia la pérdida de peso. Se puede prolongar varios días.

También puede tener ictericia. Esto es la coloración amarillenta de la piel y los ojos debido a la renovación de los glóbulos rojos. Dura una semana aproximadamente.

Se realizan dos cribados:

auditivo, prueba sencilla que asegura que el niño oye bien;

– y metabólico, conocido como “prueba del talón”, que detecta algunas enfermedades graves que pueden prevenirse o tratarse para evitar secuelas.

El alta hospitalaria

Debe producirse cuando la pareja madre-hijo está preparada, la madre ha sido entrenada y ha demostrado competencia. Suele ser cuando se han comprobado al menos 2 tomas con éxito, el niño ha hecho una micción y deposición espontánea. Suele ser a los 2 días en un niño a término nacido por parto vaginal sin complicaciones. Cuando es una cesárea suele ser a los 3-4 días del parto.

La transición de cuidados desde la maternidad se debe hacer coordinada con el centro de salud. Así, es fundamental y exigible en todos los casos una cita temprana con su equipo pediátrico y/o matrona en Atención Primaria en 48 ó 72 horas como máximo tras el alta. Así se evitarán reingresos, visitas a urgencias y abandonos de lactancia materna.

Seguridad del bebe. Al subir al automóvil recuerde que el bebé pertenece al grupo 0 de los sistemas de retención infantil (menos de 10Kg). Deben instalar una silla homologada para este grupo en el asiento trasero del coche y dispuesta en sentido contrario a la marcha. En casa preparar un ambiente seguro para dormir en la habitación de sus padres: posición boca arriba, colchón firme sin almohadas, edredones ni otros objetos blandos, sábanas bien enganchadas que no le puedan tapar la cabeza. No sobreabrigar. Evitar el humo del tabaco en la vivienda. Estas sencillas medidas son de vital importancia para reducir la mortalidad infantil.

En el Centro de Salud

El equipo formado por enfermera, pediatra y matrona, según los recursos y la organización de cada centro, recibirán y revisarán la información relativa al embarazo y parto, salud de la madre, medicación administrada y procedimientos realizados o pendientes. Especial atención necesitan los prematuros grandes o a término pequeños (36-38 semanas).

Se debe pesar al bebe para comprobar que la pérdida de peso no supera el 7-10% del peso del nacimiento y que no se prolonga más allá del 5º día de vida.

Se revisará el ritmo de deposiciones. Después del 4º día dejarán de ser verdosas para pasar a amarillas grumosas y frecuentes (al menos 3 diarias). Puede llegar a 7-10/diarias durante el primer mes. Después, el ritmo se reducirá incluso hasta una cada varios días. Valorar frecuencia y color de las micciones (4-5 al día, de color claro). Observar si los varones tienen un buen chorro miccional.

El pediatra realizará una segunda exploración completa, como muy tarde hacia final de la semana de vida. La ictericia irá reduciéndose. Aunque si el niño mama puede prolongarse un poco más.

Es básico hacer una buena historia de la lactancia, detectar problemas, dudas, falta de confianza en la madre o en su entorno. Se suele hacer una observación de una toma para conseguir un buen agarre y un amamantamiento eficaz. Fomentando el contacto piel con piel (CPC) se aliviaran las molestias maternas debidas a un vaciado insuficiente de las mamas. Chupetes y tetinas confunden la succión del niño. Por eso, no es recomendable su uso hasta que la lactancia este bien establecida, después del mes de vida.

A las madres que no puedan o hayan decidido no amamantar se les explicará la preparación correcta de biberones. Resaltar la importancia de la higiene de las manos y todos los utensilios necesarios. Se aconseja mezclar la leche en polvo con el agua a temperatura elevada (unos 70ºC) para así destruir posibles gérmenes del polvo envasado. Después se deja enfriar hasta que la temperatura sea apta para el bebé. También en el caso de lactancia artificial se recomendará hacer contacto piel con piel, para favorecer el vínculo afectivo y el apego seguro. Desde que nace, el bebé necesita manifestaciones de afecto cuando está despierto. Cogerle en brazos, acariciarle, hablarle o cantarle. Ningún niño se “malcría” con esto.

En general, se hará una valoración de la adaptación familiar, detección de riesgo psicosocial si lo hubiera. Se recomendará implicar a toda la familia en los cuidados del bebé.

El equipo recomendará establecer buenas prácticas: cuidado del cordón umbilical manteniéndolo limpio y seco, sin necesidad de aplicar alcohol u otro desinfectante de forma rutinaria. Se incidirá en la  prevención síndrome muerte súbita recordando que la mejor postura para dormir es boca arriba, un ambiente seguro para dormir y los cambios posturales, como ponerle boca abajo cuando este despierto y en compañía o el porteo, para evitar el aplanamiento del hueso occipital. Evitar el tabaquismo pasivo recomendando abandonar el hábito tabáquico o al menos no fumar en la casa. Y es aconsejable que la madre tome regularmente pescado de mar y sal yodada. Se iniciará profilaxis con vitamina D (400 UI/día). Prevención de accidentes domésticos: temperatura del agua de baño, líquidos calientes, caídas: no dejar al niño solo. Uso de sistemas retención infantil en el coche.

Se citará para hacer el seguimiento recomendado en el Programa de Salud Infantil (PSI) adaptándolo a las condiciones individuales y factores de riesgo detectados en cada familia.

En cada centro el profesional que asume esa tarea se organiza de forma diferente. La mayoría de visitas las hacen de forma conjunta pediatra y enfermera. Pero cada vez más se reparten las tareas con el fin de lograr una mayor eficiencia en la atención y la enfermería pediátrica asume el protagonismo que le corresponde.

Algunos aspectos característicos del niño de menos de 1 mes, que resulta útil conocer a los padres

– Aspecto general y Piel: Su actitud flexionada. Color sonrosado pero con manos y pies más pálidos, y un poco amarillo. Unos granitos blancos diminutos en la nariz o mejillas (miliaria); manchas rojizas algo elevadas por todo el cuerpo, excepto palmas y plantas (eritema tóxico); mancha azulada o grisácea, en nalgas y zona lumbar (mancha mongólica); nevus o angiomas simples en frente, parpados, nariz o nuca.

– En la cabeza hay dos zonas más blandas, las fontanelas anterior y posterior y las suturas. Estas son las líneas de unión de los huesos y pueden estar acabalgadas (cordón palpable) los 2-3 primeros días. A veces hay un abultamiento blando en la parte posterior del hueso parietal llamado caput sucedaneum, que se resolverá espontáneamente durante el primer mes.

– En la cara, la lengua tiene que poder moverse libremente arriba y afuera de la boca. Si no es así, puede que se deba a un frenillo sublingual corto. Si dificulta la lactancia se tiene que solucionar cuanto antes.

– La respiración suele ser irregular y se acompaña de movimiento del abdomen. El cordón umbilical se va secando y oscureciendo hasta caer espontáneamente entre los 7-15 días. Se debe lavar bien con agua y jabón y mantener bien seco. No precisa otros cuidados.

– Genitales. No es aconsejable retirar la piel del prepucio hasta después del año de vida.

– Caderas: si el bebé es una niña, el parto fue de nalgas y/o hay antecedentes familiares de problemas de cadera, o en la exploración en este primer mes de vida el pediatra detecta una posible anomalía, valorará pedir una ecografía de caderas entre las 4-8 semanas.

Desarrollo Psicomotor. Signos de alerta al mes de vida: irritabilidad persistente, no fija la mirada momentáneamente y no reacciona con los ruidos.

Sueño: puede estar dormido la mayor parte del tiempo. Unas 18-20 horas al día y despertar solo para comer.

Llanto: hacia la 2ª o 3ª semana de vida puede empezar el conocido como cólico del lactante. Consiste en un tiempo de llanto que no calma pese a atender sus necesidades de alimento, higiene, cariño. Tiende a ocurrir por la tarde noche y dura varias horas. No conocemos su causa y no tiene un tratamiento. Por ello, nuestro consejo es consultar con los profesionales para que descarten la existencia de alguna enfermedad. El cólico mejora a partir del 2º-3º mes.

Fuente: aepap.org

TETANALGESIA: QUITAR EL DOLOR DANDO EL PECHO

Es una propiedad muy beneficiosa, no suficientemente aprovechada, de la lactancia materna, que resulta en un remedio natural eficaz frente al dolor

¿Qué es la tetanalgesia?

Tetanalgesia es un término creado, medio en broma medio en serio, para designar uno de los efectos de la lactancia natural y su aplicación como medida de analgesia no farmacológica (sin medicamentos). Pinchando el talón mientras recibe pecho

Consiste en aprovechar el efecto de alivio del dolor (analgesia) y de consuelo que tiene el amamantamiento, cuando se realizan pruebas o maniobras médicas dolorosas en los bebés, como la prueba de talón en los recién nacidos, vacunaciones, extracciones sanguíneas para análisis, etc.

¿Es una técnica novedosa?

En realidad es algo que se conoce desde hace siglos y que las madres que dan el pecho a sus hijos practican habitualmente, conocedoras de que amamantar no solo alimenta, sino que reconforta y provoca un especial efecto balsámico en su bebé o niño pequeño.

¿Qué consecuencias tiene?

  • Para el bebé: consuelo, alivio aparente e inmediato del dolor.
  • Para la madre: actitud activa ante los problemas de su bebé, con sensación de servir de ayuda y consuelo directo para su hijo. Aumento de la confianza en su capacidad para el cuidado de su hijo y en la lactancia natural.
  • Para el personal sanitario: en el caso de los recién nacidos, facilita la supervisión de una toma para verificar la técnica de amamantamiento y así corregir posibles errores y reforzar a la madre.
  • Para el vecindario: promoción de la lactancia materna en la comunidad… que todo se cuenta.

¿Cómo se realiza la técnica?

Se pone al niño a pecho poco antes de realizar la punción o la técnica dolorosa. Cuando esté bien enganchado y mamando eficazmente, se lleva a cabo la acción molesta. Y ya está, ¡así de fácil!

¿Qué efectos secundarios tiene la tetanalgesia?

Ninguno. Todos son efectos beneficiosos.

Fuente: aepap.org

LAS VERDURAS EN LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ

La lactancia materna exclusiva es el mejor alimento en los primeros 6 meses de vida. A partir de esa edad, iniciamos la alimentación complementaria. Como su nombre indica, estos alimentos complementan a la lactancia materna todo el tiempo que la madre y el niño decidan continuarla.

El orden de introducción de los distintos alimentos se hace según las preferencias individuales y culturales. El orden no debe ser estricto. Solo hay ciertos alimentos cuya introducción se recomienda más tarde porque contienen metales pesados y pueden producir metahemoglobinemia.

¿Por qué son importantes en la alimentación del bebé?

Es bueno crear hábitos saludables desde los primeros meses de vida. Esto nos ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad.Las verduras y hortalizas aportan en la dieta del bebé vitaminas, calcio y fibra. La fibra es muy útil para combatir el estreñimiento, algo que es frecuente en este grupo de edad.

¿Cuáles puede tomar?

A partir de los 6 meses, el niño puede tomar casi todas las verduras, hortalizas y tubérculos. No debe tomar las verduras que pueden producir nitratos (ver más adelante). La introducción de las verduras debe ser progresiva, para comprobar que las toleran bien. No es necesario seguir un orden estricto. Estos son algunos ejemplos de las verduras y hortalizas que puede tomar a partir del sexto mes: puerro, zanahoria, calabacín, brécol, cebolla, calabaza, tomate, col…

¿Por qué debo retrasar la introducción de algunas verduras?

Las acelgas, espinacas, lechuga y borraja se oxidan y producen nitratos, sobre todo si están a temperatura ambiente. El niño menor de un año de edad tiene riesgo de acumular estos nitratos. Los nitratos hacen que los glóbulos rojos de la sangre no puedan transportar oxígeno. Los tejidos se quedan sin oxígeno y la piel se pone de color azulado (metahemoglobinemia). En el niño de 1 a 3 años, estas verduras deben limitarse a una ración al día.

¿Cómo debo prepararlas?

Lo mejor son las papillas o purés caseros, con verduras de temporada. Se deben cocinar al vapor o hervidas con poca agua. Así se pierden menos vitaminas. Los “potitos” pueden tener conservantes y mucha sal.

Si tenemos poco tiempo, podemos congelar lo que no vayamos a tomar. La congelación no destruye las propiedades y nutrientes de los alimentos. Si se hace de forma correcta, los preserva mejor que si pasan días en el frigorífico.

Las verduras se combinan con carne, pescado y legumbres, conforme se van introduciendo estas en la alimentación del lactante. Las proteínas se complementan y son de gran calidad.

En torno a los 8-9 meses el niño empieza a masticar. La comida con verduras se dará machacada o en trozos. Algún ejemplo: hervido de patata y judía verde, calabacín…y un chorrito de aceite de oliva.

¿Qué cantidad de verduras debería tomar?

Las verduras y hortalizas se deben tomar a diario. En el niño mayor, al menos 2 veces al día. Cuando ya coma trozos deben acompañar a la carne o el pescado. También están muy ricas en salsa, pistos y gazpacho.

Fuente: Aepap.org

5 COSAS A TENER EN CUENTA SI LLEVAS A TU HIJO/A AL PSICÓLOGO

Recibir asesoramiento psicológico es cada vez mejor aceptado por la sociedad y aún así se desconocen la forma de trabajar, finalidad o metodología que se deben esperar de un profesional de la Psicología.

psicologíaEn el ámbito infantil y juvenil este desconocimiento también se da, y en ocasiones madres, padres y educadores acuden a distintos servicios en busca de ayuda sin conocer exactamente qué esperar de ellos. Aquí algunas recomendaciones si cuentas con un servicio de estas características:

1. Si tu hijo/a entra solo a terapia, para trabajar de forma individual con el/la terapeuta, pide información sobre qué objetivos se están trabajando y de qué forma. Son muchas las familias que después de años de “terapias” no conocen qué y cómo se ha trabajado con sus hijos.

2. No te conformes con la teoría. Muchos profesionales utilizan términos como “apego”, “trastorno”, “falta de madurez”,… para explicar el comportamiento en la infancia y adolescencia. Si aparte de tales conceptos el profesional no es capaz de hacer una propuesta clara sobre cómo manejar el problema, desconfía de tal explicación.

3. Conoce cómo trabaja. Desde la primera sesión el profesional debe informar sobre su forma de trabajar: directamente con el niño, dando pautas para casa a los adultos, sesiones donde toda la familia participa, énfasis en el comportamiento, intentos por cambiar vuestra percepción sobre el problema… en función de las dificultades que informáis. Su forma de trabajar se corresponderá más o menos con vuestra idea antes de ir a consulta, lo importante es que sea la adecuada a la dificultad a tratar.

4. Recibe una orientación sobre el tiempo de terapia. El profesional debe dar a la familia una orientación sobre el tiempo que precisa la mejora o solución de un problema (durante el curso escolar, semanalmente al inicio, durante al menos dos meses…). Esta orientación puede tener en cuenta posibles complicaciones durante el proceso que también son útiles conocer.

5. Sé crítico con los resultados. En función de la intervención planteada y el tiempo estimado, es recomendable ir tomando decisiones sobre si los objetivos de la terapia se están consiguiendo. Si no es así, es conveniente pedir una segunda opinión o buscar alternativas. En muchas ocasiones el desconocimiento de la Psicología hace que padres y madres apuesten todo a un mismo profesional, lo que puede ir en su perjuicio.

Fuente: hazteconellos.com

LA GRIPE (II): TRATAMIENTO, PREVENCIÓN, VACUNA, RECOMENDACIONES

Al ser una infección vírica, la gripe no tiene tratamiento, sólo medidas para aliviar los síntomas y hacerlos más llevaderos:

  • Antitérmicos para paliar la fiebre y el malestar.
  • Abundante hidratación y reposo.
  • Los síntomas de la gripe suelen desaparecer a la semana, aunque la tos y los mocos pueden persistir durante quince días.  Si continua  con fiebre muy elevada y persistente, aparece erupción en la piel o dificultad para respirar es conveniente acudir al pediatra.

Como medidas preventivas se encuentran extremar las medidas higiénicas con lavados frecuentes de manos, taparse la nariz y boca al toser o estornudar , no llevar al niño al colegio o guardería cuando enferme y la vacuna antigripal.

El  Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría recomienda administrar vacuna antigripal:

1) Grupos de riesgo: niños a partir de los 6 meses y adolescentes con enfermedades respiratorias, cardiacas , oncológicas, renales o metabólicas graves.

2) Niños sanos a partir de los 6 meses y adolescentes sanos que convivan con pacientes de riesgo

3) Adultos en contacto con niños y adolescentes pertenecientes a grupos de riesgo.

El virus muta cada año por lo que la vacunación debe hacerse de forma anual. En niños menores de  nueve años deben recibir dos dosis separadas entre ellas por 4 semanas.

La  vacunación antigripal en todos estos pacientes y en sus contactos aporta un beneficio evidente, pudiendo evitar el contagio hasta en un 70% de los casos. Por este motivo, es deber de todos los profesionales sanitarios recomendar la vacuna a todas aquellas personas en las que esté indicado.

LA GRIPE (I): QUÉ ES, CÓMO SE CONTAGIA, SUS COMPLICACIONES

La gripe es una enfermedad del tracto respiratorio producida por un virus (influenzae A e influenzae B) y de carácter epidémico anual, normalmente de octubre a marzo.

Los niños pequeños, al contrario de lo que se piensa,  son grandes transmisores de la gripe pues al infectarse eliminan una gran cantidad de virus y por un período de tiempo más prolongado que los adultos. Las guarderías, colegios o ámbitos donde conviven varios niños son un foco de infección, ya que durante los meses de invierno es muy probable que el virus esté constantemente activo. Por este motivo, en países como Estados Unidos se recomienda la vacunación universal a los niños mayores de 6 meses.

El contagio es de persona a persona, principalmente por el aire, a través de las gotitas que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. También puede contagiarse al tocar un objeto donde se hayan depositado esas gotas con el virus y luego tocar los ojos, nariz o la boca con las manos. El contagio se produce desde un día antes de notar los síntomas hasta siete días después.

El período de incubación es de 1 a 4 días. Los síntomas son muy variados pero los más frecuentes son: fiebre elevada y de aparición brusca, malestar general, escalofríos, tos y mucosidad, dolor de garganta, dolor de cabeza, de músculos, falta de apetito, etc. En los niños también es frecuente que se dé en forma de laringitis, bronquiolitis, conjuntivitis, cuadro gastrointestinal.

En la mayoría de los casos es una enfermedad autolimitada que cede sin incidencias, pero existe una tasa de complicaciones, mayor en los menores de un año:

  • Neumonía por virus de la gripe o por sobreinfección bacteriana, ésta última es la complicación más frecuente.
  • Otitis media aguda.
  • Crisis de asma.
  • Convulsiones febriles.
  • Complicaciones menos frecuentes: miocarditis, mielitis transversa, encefalitis, síndrome de Guillain- Barré o síndrome de Reye (en aquellos niños que toman aspirina).

VACUNA DEL NEUMOCOCO

¿Qué es el neumococo?

Es un germen, una bacteria, que puede producir infecciones graves. Existen cerca de 100 variedades (serotipos) de neumococo, de los que solo algunos pueden producir infecciones en los seres humanos.Niño recibiendo una vacuna
Los más vulnerables son los niños pequeños por debajo de los 5 años y, en particular, los menores de 2 años; aunque también afecta a personas mayores, sobre todo mayores de 65 años o con enfermedades que predisponen a las infecciones por este germen.

¿Qué enfermedades produce el neumococo?

El nombre de esta bacteria proviene de su capacidad para producir neumonía, o sea, una infección en el pulmón, sobre todo en niños de menos de 5 años en los que es la primera causa de neumonía bacteriana.
Pero también causa meningitis, una infección grave, incluso mortal, de las meninges o cubiertas que rodean al cerebro, que es más frecuente en los niños más pequeños, por debajo de los 2 años, y que puede dejar secuelas.
Puede provocar además bacteriemia, que es una infección de la sangre y que da lugar a fiebre elevada.
Además, produce otras infecciones no tan graves, pero más frecuentes, como sinusitis y otitis. El neumococo es la segunda causa de otitis bacteriana en la infancia.

¿Cómo se contagia la enfermedad?

Este germen se encuentra habitualmente en la nariz y en la garganta, sobre todo de niños pequeños, en los que hasta la mitad son portadores, o sea, que lo tienen y lo transportan aunque no les produzca enfermedad. La bacteria entra por la boca o la nariz y desde allí puede invadir el oído, el pulmón, la sangre o las meninges, y causar enfermedad.

¿Quién es más susceptible a estas infecciones por neumococo?

El neumococo puede afectar a cualquier niño sano, pero, como se ha comentado, las infecciones graves son más frecuentes en los menores de 2 años, debido a que su sistema de defensa frente a las infecciones no ha madurado lo suficiente para hacer frente a este tipo de gérmenes.
Algunos niños mayores y adultos con enfermedades crónicas cardiopulmonares, diabetes mellitus, ausencia del bazo o con infección por el virus del sida, u otras enfermedades que disminuyen las defensas, están más predispuestos a ser atacados por esta bacteria.

¿Por qué debo vacunar a mi hijo contra al neumococo?

Porque la vacunación es segura y eficaz en la prevención de las enfermedades graves por neumococo, como la meningitis, y sus secuelas. También puede disminuir la probabilidad de padecer neumonía y otitis.
Aunque las vacunas actuales no protegen frente a todas las variedades de neumococo, son eficaces frente a las más habituales.
Esta vacuna forma parte del calendario infantil en la mayor parte de los países europeos. La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación universal frente al neumococo de todos los menores de 5 años.

¿Qué vacunas existen frente al neumococo?

Las vacunas actuales están preparadas para que sean eficaces también en niños menores de 2 años, que son los más vulnerables. Disponemos en la actualidad de 2 vacunas: una que protege frente a 10 serotipos (10-valente) y otra que lo hace frente a 13 serotipos (13-valente). Esta última sustituye a la de 7 serotipos que se utilizó anteriormente y es la recomendada por la Asociación Española de Pediatría para nuestro país.
La vacuna está autorizada para administrar a niños menores de 5 años.
En personas con un riesgo alto de padecer infecciones graves por el neumococo, tanto adultos como niños mayores, puede estar indicada, además, otra vacuna, de 23 serotipos, que no es eficaz en los menores de 2 años y que no se emplea habitualmente en niños sanos.

¿Cómo se vacuna del neumococo?

La vacuna de 10 o de 13 serotipos se administra en 4 dosis: tres en el primer año de vida, a los 2, 4 y 6 meses, y una cuarta dosis de refuerzo en el segundo año, entre los 12 y los 15 meses (pauta 3+1).
Si se vacuna a la gran mayoría de los niños, como ocurre cuando la vacuna está incluida en el calendario de vacunación de un país, la pauta puede ser de 3 dosis, dos en el primer año y una de refuerzo en el segundo (pauta 2+1).
Esta vacuna puede administrarse a la vez que el resto de las del calendario.
En niños de alto riesgo, con enfermedades como las que hemos mencionado previamente que predisponen a las infecciones graves por el neumococo, las pautas recomendadas combinan esta vacuna con la vacuna de 23 serotipos a partir de los 2 años.

¿Qué debo hacer si se ha olvidado una dosis?

Continuar con el calendario de vacunación, sin necesidad de reiniciarlo. Según la edad en que se retome la vacunación, puede estar indicado administrar alguna dosis menos, por lo que conviene consultar con el pediatra.

¿Son intercambiables las diferentes vacunas?

La vacuna de 13 serotipos sustituyó a la de 7, por lo que un niño que haya comenzado la vacunación con esta última puede continuarla con la de 13 serotipos.
Las vacunas de 10 y 13 serotipos no tienen la misma composición y, ante la ausencia de estudios que lo avalen, no deberían intercambiarse.
En cualquier caso, si hay dudas acerca de la compatibilidad de estos preparados o de cómo completar un calendario de vacunación de un niño, es recomendable consultar al pediatra.

¿Cuándo está contraindicada la vacuna?

No deben vacunarse aquellos niños que hayan presentado una reacción alérgica grave (anafilaxia) en una dosis previa o que sean alérgicos a alguno de los componentes incluidos en ella.
En los niños que presenten una enfermedad aguda grave debe retrasarse la vacunación hasta su mejoría.
Un catarro o una enfermedad leve no son motivos para retrasar la vacunación.

¿La vacuna antineumocócica produce algún efecto indeseable?

Esta vacuna es segura, no puede producir la enfermedad, y las reacciones más frecuentes son leves, como dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona de la inyección, somnolencia, irritabilidad, disminución del apetito o fiebre moderada en las horas siguientes a su administración. Las reacciones graves son muy poco frecuentes.

Fuente: aeped.es