VUELVE EL COLE, VUELVEN… ¡LOS PIOJOS!

 Entre un 4,9% y un 14% de los niños en edad escolar ha sufrido este problema alguna vez. Generación tras generación, las plagas de piojos siguen existiendo y parecen imposibles de extinguir. Aunque la crisis ha recortado el presupuesto de muchas familias, el sector de productos que combaten la pediculosis no para de crecer. Sólo en las farmacias, existen 55 productos diferentes para combatir estos parásitos. En general, todos funcionan, siempre y cuando se apliquen de la forma adecuada .

Que esta plaga sea tan difícil de exterminar se atribuye, precisamente, a la existencia de tal variedad de tratamientos, y por lo tanto, a las distintas formas de aplicación. Los padres se despistan entre tantas opciones y acaban aplicando los productos de manera incorrecta, provocando su inutilidad.

Lo que la mayoría de gente desconoce es que, además de eliminados, los piojos también pueden ser repelidos . Este tratamiento sólo debe aplicarse si se sabe con seguridad que el niño no tiene piojos y existen casos de contagio en el colegio o en la familia. Se trata de un remedio que se aplica sobre el cabello seco, su protección dura entre uno y cuatro días, y el proceso se debe repetir más adelante para que sea eficaz.

Si, contrariamente, los piojos ya existen y se detectan en la cabeza de alguien, lo primero que debe hacerse es inspeccionar las cabezas de toda la familia. Es fundamental saber que los piojos se alimentan de la sangre de su portador cada 4-6 horas, que no vuelan y que se trasladan de cabeza a cabeza caminando. Hay que prestar especial atención a las zonas de la nuca y de detrás de las orejas , ya que son las predilectas para que los piojos depositen sus huevos.

Para asegurar una limpieza y prevención completas, es importante hervir o limpiar con un pediculicida los artículos de pelo (como los peines) de las personas afectadas, y las ropas, sábanas y toallas lavarlas a más de 60 ºC y plancharlas a conciencia, ya que los piojos no resisten el calor .

Si hay objetos que han estado en contacto con el afectado pero no pueden lavarse, la mejor solución es encerrarlos en una bolsa hermética durante tres días, para que no puedan alimentarse de su huésped y mueran. Después, es necesario aspirar todos los objetos donde han convivido piojos, sobre todo sofás y sillitas, para evitar que se reproduzcan.

Sobre los tratamientos existentes, la mejor opción es acudir a la farmacia y seguir las instrucciones expuestas por el fabricante. Las lociones hidroalcohólicas, que se aplican sobre cabello seco, son las más eficaces, pero no se recomiendan si se tienen problemas de piel o asma. Para los niños menores de un año, no se debe utilizar ninguno de estos productos.

Ningún tratamiento asegura su eficacia al 100% y, después del primer intento, debe asegurarse la eliminación. Siete días después, debe inspeccionarse la cabeza otra vez, y si han vuelto a aparecer parásitos, el tratamiento debe empezarse de nuevo.

MEDIDAS PREVENTIVAS Y DE HIGIENE DEL SUEÑO

Medidas preventivas y de higiene del sueño, según la edad, para ayudar a adquirir o   mantener un buen patrón de sueño

 -Hasta el 30% de la población infantil puede tener problemas crónicos relacionados con el sueño.

-La escasez o mala calidad del sueño puede repercutir en el rendimiento escolar, en el estado del humor y en el crecimiento del niño.

-La necesidad de horas de sueño va disminuyendo progresivamente desde el nacimiento, donde son de unas 16h al día, hasta unas 14h al año de vida, 11h a los 5 años y 10h a los 9 años.

-Hay una serie de preguntas, que en caso de tener respuesta afirmativa debería plantearse una valoración detallada del sueño:

  1. ¿Tiene el niño dificultades para iniciar el sueño o mantenerlo?
  2. ¿Esta excesivamente activo o somnoliento durante el día?
  3. ¿Tiene episodios que le molestan durante la noche?
  4. ¿Ronca por las noches?

 Menores de 2 meses:

  • El bebe debe permanecer despierto mientras come, así empezará a asociar la comida con la vigilia. Hay que hablarle, hacerle pequeñas caricias y estimularle suavemente. Es recomendable alimentar al niño en el mismo lugar, con luz, música ambiental suave y temperatura agradable.
  • Los intervalos entre las tomas pueden ser variables. No  importa. Se deben seguir siempre las mismas rutinas.
  • Después de cada comida es importante tener al niño despierto en brazos durante unos 15 minutos. Esto facilitará la eliminación de gases y evitará molestias abdominales.
  • Después de cambiarlo, se dejará al bebé en la cuna, procurando que esté siempre despierto, para que aprenda a dormirse solo.
  • La toma de la noche debe intentar hacerse más corta, evitando estimular al niño y disminuyendo el tiempo que esta despierto después de la toma.
  • Es recomendable que la madre siga los mismos horarios de sueño que el niño para evitar la depresión postparto. Se ha demostrado que un factor causante de esta depresión es la falta de sueño que sufre la madre cuando alimenta a su hijo.

 Entre 2 y 5 meses:

  • Repetir siempre la misma rutina a la hora de acostar al niño. Utilizar distintas rutinas puede dificultar el desarrollo del hábito de sueño.
  • No despertar al bebé por la noche para alimentarlo. Si se inquieta, conviene esperar 5 minutos para ver si tiene hambre. Antes de alimentarlo, la madre debe tratar de arrullarlo durante un período breve. Si es preciso alimentarlo, hay que reducir el tiempo que le ofrece el pecho o la cantidad de leche del biberón.

 Entre 5-12 meses

  • Durante los primeros 8 meses puede ser habitual y normal que el bebé se despierte por la noche. No es obligatorio alimentarlo, pues a esta edad un niño sano ya no lo necesita, y hay que procurar no alterar el ambiente, encendiendo la luz o sacándolo de la cuna. Se debe consolar al niño con caricias y frases cariñosas.
  • Se le puede proporcionar un objeto transicional; por ejemplo,un peluche o un juguete seguro,que le sirva de compañero de cuna.
  • Se dejará abierta la puerta del cuarto.
  • Cada día lleven a cabo y completen la rutina presueño que hayan establecido (baño-pijama-canción-cuento o cualquier otra acción rutinaria y tranquila que a ustedes les funcione) y que debe finalizar en el dormitorio del niño.
  • Asegúrese de colocarlo en la cuna o la cama somnoliento pero aún despierto para darle la oportunidad de aprender a dormirse por sí solo.

 A partir de 12 meses.

 El ambiente debe ser tranquilo y oscuro.

  • La temperatura de la habitación debe ser confortable: un exceso de calor o de frío favorece el despertar nocturno.
  • El ruido ambiental será el mínimo posible.
  • La hora diaria de acostarse y levantarse debe ser aproximadamente la misma todos los días.
  • Hay que evitar acostarlo con hambre. Sin embargo, el exceso de líquidos favorece el despertar nocturno.
  • El niño debe aprender a dormirse solo, sin ayuda. Si tiene rabietas, no hagan caso; los padres deben salir de la habitación y, si se levanta, deben acostarlo rápidamente, evitando hablar con él. Sobre todo, la actitud de los padres debe ser firme: hay que hacer siempre lo mismo y estar seguros de que eso es lo que hay que hacer.
  • Se tiene que transmitir el mensaje de que se le está enseñando a dormir, de manera autónoma, y que no se trata de ningún castigo ni de una disputa entre padres y niño.
  • La actividad física vigorosa se evitará 1-2 horas antes de acostarlo.
  • Se evitarán ciertos alimentos, como los refrescos de cola, el chocolate…
  • Hay que evitar las siestas muy prolongadas o tardías.
  • Recuerden que la rutina previa a la hora de acostarse debe finalizar en el dormitorio del niño. Completarla cada día, de la misma forma, ayuda a que se sienta seguro y pueda predecir y anticipar lo que se espera de él.

 A partir de los 2 años

  • Cuando el niño proteste y llore durante la noche, se debe reflexionar sobre lo ocurrido durante ese día. No se le debe chillar, hay que darle la seguridad de que los padres están para tranquilizarlo si lo necesita.
  • Los padres no deben imponerse a sí mismos ninguna hora límite para conseguir que el niño duerma bien. Probablemente no se cumplirá y estará todavía más tenso. Deben limitarse a seguir las rutinas.
  • No se debe perder la calma cuando se despierte a media noche. Se debe transmitir el mensaje de que es capaz de disfrutar durmiendo solo. Si se enfadan los padres, sólo conseguirán que el niño se agite aún más.
  • Si ha habido algún cambio reciente en la vida del niño, no se debe esperar que duerma profundamente.
  • Si se le permite que duerma fuera de la cama, no le ayudará en absoluto a aprender a dormirse solo.
  • Los padres deben pensar que, al dormir en su misma cama, se altera la fisiología del sueño del niño, además de la suya. El sueño de los niños mayores que duermen con sus padres es menos reparador y con más riesgo de asfixia.
  • El pecho, el biberón o el chupete parecen muy útiles para dormirse, pero acabará necesitándolos cada vez que tenga que dormirse, y en cuanto se despierte.
  • Establezcan unos límites claros (número de cuentos, canciones…), si el niño se queja o anda con rodeos a la hora de quedarse solo.
  • La pareja debe turnarse: descansarán más y el niño no dirigirá la noche. Si esto no es posible, se debe hacer una pausa cuando los padres pierden los nervios. Lo importante es trasmitir tranquilidad y seguridad educativa.
  • Cada familia tiene su nivel de tolerancia y sus propias creencias: no hay sistemas buenos ni malos, sólo diferentes.

 Entre 2-5 años

  • Durante el día, es recomendable que los niños duerman la siesta, como complemento al sueño nocturno.
  • Eviten acostarlo con hambre o exceso de líquido.
  • Prescindan del consumo de bebidas/alimentos excitantes (chocolates, refrescos de cola…).
  • Traten de evitar cualquier actividad vigorosa 1-2 horas antes de acostarlo.
  • Eviten las siestas muy prolongadas o tardías.
  • Tengan especial cuidado de no potenciar la angustia o los miedos, aludiendo a “cocos, fantasmas, hombres del saco…”.
  • Eviten asociar comida o sueño a castigo o rechazo.
  • Cuando de manera esporádica el niño tenga dificultades para conciliar el sueño, se debe reflexionar sobre lo acontecido ese día y no se le debe chillar. Se debe transmitir seguridad y tranquilidad.
  • No debe imponerse ninguna hora límite para que se duerma ese día: le será muy difícil cumplirla y aumentará su angustia y nerviosismo.
  • No hay que perder la calma. El mensaje que intentamos trasmitir es: “eres capaz de disfrutar durmiendo solo”.
  • Si los padres se enfadan, el niño se agitará aún más.La pareja debe turnarse; si no es posible, hay que abandonar la habitación durante unos minutos, descansar, beber agua y, cuando el padre/la madre esté más tranquilo/a, reiniciar la tarea.
  • A esta edad, dormir fuera de la cama de manera rutinaria no le va a ayudar a aprender a dormirse.

Fuente: Grupo de trabajo dela Guia de Practica Clinica sobre Trastornos del Sueno enla Infancia y Adolescencia en Atencion Primaria. Guia de Practica Clinica sobre Trastornos del Sueno enla Infancia y Adolescencia en Atencion Primaria. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad. Unidad de Evaluacion de Tecnologias Sanitarias dela Agencia Lain Entralgo; 2011. Guias de Practica Clinica en el SNS: UETS N.o 2009/8.

Dr. Daniel Ruiz Díaz

Pediatra Especialista

LAS MANUALIDADES SON GRANDES ALIADAS PARA EL VERANO CON NIÑOS

El verano es una de las épocas favoritas de los niños: hace buen tiempo y tienen mucho tiempo libre por delante. Sin embargo, para los padres puede hacerse largo, ya que después de varias semanas de vacaciones hay que buscar nuevas formas de entretener a los hijos

.manualidades

Las escuelas de verano y las actividades fuera de casa son una opción, muchas veces inevitable cuando tenemos que trabajar y no hay nadie que se pueda ocupar de nuestros hijos, pero también se necesita un “plan B” más económico y para otros momentos del día.

En ese sentido, las manualidades son las grandes aliadas de los padres: es una actividad barata, divertida y cada vez diferente, que además ayuda a que los niños desarrollen su creatividad y su imaginación.

Aquí te damos algunas claves para que los niños pasen horas y horas entretenidos y aprendiendo un montón de cosas.

Tiempo libre para crear

Es bueno que los niños tengan tiempo libre para hacer lo que quieran, ya que aumentan su nivel de creatividad. Si tienen todas las horas del día ocupadas con actividades programadas, además de acabar exhaustos se acostumbrarán a que se lo den siempre todo hecho.

Hacer proyectos a largo plazo

Es una buena forma de enseñarles el valor del compromiso y la responsabilidad. Cuando empiezan a ver los resultados, se dan cuenta del valor del esfuerzo. Una buena idea es cultivar un huerto o jardín en la terraza.

Pintar, una buena forma de expresarse

Dales un papel en blanco y anímales a pintar sin ejemplos de nada para copiar. Así podrán plasmar lo que sienten sin verse influidos por estereotipos.

Motívales

Para un niño es muy importante sentir que sus padres de apoyan y confían en sus proyectos. Esto les da seguridad y hace que se esfuercen cada día por alcanzar sus metas.

Dales materiales

No hace falta que compres un montón de cosas, pero está bien poner a su disposición diferentes materiales para que empiecen a crear. Prueba con elreciclaje: cajas, envases vacíos y periódicos viejos son una excelente materia prima para hacer manualidades con los niños.

Fuente: serpadres.es

VACACIONES CON LOS NIÑOS. ¿QUÉ DEBO SABER?

Recomendaciones para unas felices y saludables vacaciones

Llega el verano y con él las vacaciones. Durante estos días cambian las rutinas, ya no hay colegio y los niños pueden descansar y dedicarse a jugar y pasar más tiempo con los suyos.

Muchas familias viajan para visitar otros lugares. Al desplazarse con un niño no hay que olvidar que deben ir en los coches correctamente sujetos con los dispositivos de retención adecuados.

Preparar el equipaje, teniendo en cuenta un mínimo botiquín que solucione pequeños problemas.

Los lugares que se visitan pueden no estar adaptados a la enorme curiosidad y actividad de los niños. Por ello, no está de más revisar los posibles peligros, especialmente para los más pequeños, como las ventanas, la cocina, los medicamentos y los productos de limpieza entre otros.

En el verano puede variar el ritmo de comidas, el apetito de los niños y el tipo de alimentos que se consumen. No hay que olvidar que en las vacaciones la alimentación sea saludable.

Es la época de disfrutar del baño en la piscina, el río o la playa. Los niños tienen riesgo de ahogarse. Cuando los bebés o los niños pequeños estén dentro o alrededor de agua, bien sea piscina o cualquier superficie abierta de agua (lagos, mar, ríos, etc.), deben de estar al alcance y supervisados por un adultocon experiencia. Para que esta vigilancia sea adecuada, la distancia al menor debería ser inferior a la longitud del brazo del cuidador, es decir, hay que tenerlos al alcance.

Cuidado con el sol y utilizar la protección apropiada. No exponer al sol a niños menores de 3 años. Protegerles con ropa, sombrero, gafas y protector solar con factor de protección alto, que sea especial para niños y resistente al agua. En niños pequeños es mejor utilizar los protectores físicos que los químicos. En los menores de 6 meses no es conveniente utilizar protector solar, salvo que no se pueda evitar la exposición solar.

En los viajes internacionales hay que tomar precauciones como revisar el calendario vacunal y prevenir accidentes y enfermedades.

Cuando se bebe alcohol hay que recordar que es una droga que deprime el sistema nervioso. Por ello, si alguien ha bebido alcohol, no debe ponerse al volante y conducir. Los jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol y no deben consumir bebidas alcohólicas. Los padres pueden hablar con sus hijos acerca del consumo de alcohol y sus efectos, para prevenir las consecuencias nocivas sobre el organismo de los jóvenes.

Y sobre todo, es un buen momento para aprovechar y comunicarse con los hijos,  en un clima de aceptación y respeto.

Fuente: aeped.es

ENTREVISTAMOS A LA DRA. ALICIA ROMERO – CLINICA CIP

  1. Nombre: Alicia Romero UrrutiaIMG_5253
  1. Edad: 32 Años
  1. ¿Cuándo te diste cuenta de que la pediatría sería tu futuro profesional?

En general estudié la carrera de Medicina porque me encantaba y siempre me había despertado curiosidad y deseo por saber el porqué de determinadas enfermedades, su tratamiento y evolución. Elegí pediatría cuando tuve que escoger la especialidad porque fue una de las optativas en las que me veía más integrada.

  1. ¿Y la parcela a la que te dedicas?

            En mi caso, soy Pediatra general, no estoy encasillada en ninguna especialidad, mi último año de residencia me dediqué más especialmente a Neonatología pero diariamente me dedico a pacientes de todo tipo de edad.

  1. Cuéntanos un caso que haya marcado de manera especial tu carrera.

            Ejerciendo pediatría, cualquier caso puede resultar muy interesante. No puedo contar un solo caso, tendría muchísimos. De residente pienso que es cuando más te impacta y asombra los casos clínicos de sepsis y meningitis  con pacientes pediátricos.

  1. ¿Qué es lo más difícil de trabajar con niños?

Es muy fácil trabajar con ellos y más aún cuando ya te van conociendo, a veces es más complicado el trato con la familia, exigen demasiado y no saben tener paciencia ante infecciones habituales en el niño y su desarrollo.

  1. ¿Crees que es necesario tener ‘algo especial’ para trabajar con los más pequeños?

            Creo que es necesario que te guste tu profesión e intentar desempeñar tu trabajo de la mejor manera posible.

  1. ¿Cuál es tu reto profesional de cara al futuro? ¿Qué sueño te queda por cumplir?

            Prefiero no pensar en el futuro y los objetivos marcármelos ahora, sueños tendría muchos, pero el reto de cualquier buen profesional es controlar y conocer con exactitud tu labor clinica diaria.

  1. ¿Tienes hijos? ¿Crees que te ayuda en tu trabajo o al contrario?

            No tengo hijos, pero es cierto que cuando se trata de pacientes pediátricos de mi familia no soy tan objetiva y hay determinadas situaciones que me preocupan más que la práctica clínica habitual.

  1. ¿Qué pueden aportar los profesionales que integran el Grupo Pediátrico de Clínica CIP al futuro de esta especialidad?

            En general nos enfrentamos a una gran cantidad de casos al día y de diversa índole, el trato entre todos los compañeros es muy bueno lo que facilita que el trabajo en equipo se desarrolle bien y se desempeñe con rigor y con buena armonía. Podemos aportar mucho al futuro de la pediatría, dado que considero que hacemos lo mejor posible nuestro trabajo y nos interesamos no sólo en el paciente sino también en sus familias y en su día a día.

Entrevista realizada el: 06.07.2015 – CLINICA CIP

PREVENIR LOS AHOGAMIENTOS ES TAREA DE TODOS

niños-piscina

En Europa, el ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental, después de los accidentes de tráfico, en personas menores de 19 años, y en nuestro país representa el 13% de la mortalidad infantil por lesiones. Según se recoge en el documento “Recomendaciones sobre la prevención de ahogamientos”, elaborado por el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones No Intencionadas en la Infancia de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y publicado en la revista Anales de Pediatría, cada año 450 personas de todas las edades fallecen por este motivo, en la edad pediátrica, los niños pequeños y los adolescentes varones son los grupos de mayor riesgo. Por ello, y ante el comienzo de la temporada de baño, los pediatras recuerdan que una estrategia esencial de prevención de ahogamientos es la supervisión del niño que se encuentre próximo a cualquier entorno acuático, bien sea piscina, bañera, playa o cubos con agua, entre otros, “entendiendo como vigilancia adecuada cuando la distancia al menor es inferior a la longitud del brazo del cuidador, es decir, tenerlos al alcance”, especifican.

Además, añaden que la presencia de socorrista es la mejor forma de evitar que los accidentes acuáticos terminen en ahogamiento, pero no por ello se debe dejar de vigilar a los niños. “Aunque las muertes son infrecuentes cuando hay socorristas, se pueden producir”, advierten. Otra estrategia de prevención que se ha mostrado efectiva para disminuir las tasas de ahogamientos es que los niños aprendan a nadar, sobre todo a partir de los 4 años, sin embargo, avisan de que “no proporciona protección completa, ni implica que el menor esté a salvo en un entorno acuático natural”.

Otra recomendación es el cercado completo de la piscina, a lo largo de todo el perímetro, lo suficientemente alto para que no se pueda trepar y que permita la visión de la piscina; o el uso de dispositivos personales de flotación cuando se navegue en cualquier embarcación de recreo e incluso para cuando los más pequeños estén cerca del agua En este punto, aconsejan optar por los chalecos salvavidas y evitar el uso de flotadores que se puedan deshinchar. Asimismo, proponen el entrenamiento en maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) tanto para padres como para adolescentes y niños mayores, ya que “la protección cervical adecuada, el tiempo transcurrido desde el ahogamiento y la aplicación precoz de medidas de RCP por personal entrenado resultan cruciales para mejorar el pronóstico en un ahogamiento”.

Los pediatras también recuerdan algunas sencillas medidas que pueden evitar lesiones y accidentes como vaciar cualquier recipiente con agua después de su uso (por ejemplo los cubos de la fregona), ya que en el caso de niños pequeños, el ahogamiento puede ocurrir con tan poca cantidad de agua como 2 cm en el fondo de un cubo, una bañera, una piscina portátil o un pozo; evitar situaciones de distracción mientras los niños están dentro o alrededor del agua como hablar por el móvil o socializar;o enseñar a los niños a que no naden sin la supervisión de un adulto.

Con el objetivo de concienciar sobre la importancia de estas medidas, la Asociación Española de Pediatría ha recopilado todas las recomendaciones para la prevención de lesiones relacionadas con el ahogamiento en varios artículos que se pueden consultar en su web de EnFamilia, así como los pasos a seguir en caso de asfixia producida por la inmersión.

Alcohol y natación, mala combinación

El 25% de los casos de muerte por ahogamiento en adolescentes está asociada al consumo de alcohol. Por ello, desde el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones No Intencionadas en la Infancia de la Asociación, subrayan la importancia de advertir a los adolescentes del riesgo que supone consumir alcohol o drogas mientras se practica la natación o cualquier otra actividad deportiva acuática.

Por otro lado, avisan del riesgo de tirarse de cabeza en el agua, ya que esta práctica causa más del 70% de todas las lesiones medulares relacionadas con actividades deportivas y recreativas. Por ello, en el estudio, entre otras medidas, los pediatras solicitan el desarrollo de estándares europeos para las piscinas públicas que incluyan la señalización del nivel de profundidad del agua, además de otros aspectos como bordes de escalones coloreados, equipos de salvamento y tapas en orificios de succión; e implementar el uso de señales y símbolos de seguridad estandarizados como por ejemplo elreferido a la prohibición de tirarse de cabeza.

Criterios de seguridad

Puesto que las piscinas unifamiliares y de comunidades de vecinos son el lugar donde mayor número de ahogamientos se registran y se está observando un incremento, proponen que se establezcan unos mínimos de seguridad a nivel estatal“dirigidos a armonizar la legislación autonómica e incrementar las medidas de seguridad en las piscinas que obliguen, entre otras cosas, al vallado completo, tanto de las piscinas públicas como de las privadas”. Asimismo, abogan por que se imparta información oportuna y suficiente sobre las medidas preventivas de seguridad y de todas las situaciones que pueden suponer un riesgo para la salud en las playas y piscinas de uso público.

No obstante, el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones No Intencionadas en la Infancia de la AEP aspira, de forma general, a que los mínimos de seguridad establecidos para la prevención de ahogamientos sean comunes al espacio europeo. El flujo de personas que vive en Europa en los meses de primavera y verano y el desplazamiento hacia zonas más cálidas para disfrutar, entre otras cosas, del agua hace que los criterios mínimos de seguridad deseables sean los mismos en toda Europa.

PRECAUCIONES CONTRA LOS ATRAGANTAMIENTOS

Es uno de los motivos de “sustos” mas frecuentes en la infancia. Los atragantamientos preocupan a padres, cuidadores y educadores, por lo que prevenirlos es una tarea de todos. La falta de oxígeno en el cerebro durante más de 3-4 minutos puede provocar daño cerebral o muerte, por lo tanto es importante prevenir el atragantamiento y saber cómo actuar.

Te damos estos consejos básicos para su prevención en bebés y niños:

  • Mantén canicas, pedrería (bisutería o joyas en general), tachuelas, globos de látex y otros objetos y juguetes pequeños lejos del alcance de los niños, sobre todo en el caso de que sean menores de tres años. Llevárselos a la boca es su instinto.
  • Evita que corran, jueguen o caminen con comida o juguetes en la boca.
  • Los menores de 4 años no deberían comer alimentos que se puedan atorar con facilidad en sus gargantas, como por ejemplo salchichas, nueces, trozos de carne o de queso, uvas, caramelos duros o pegajosos, palomitas de maíz, trozos de mantequilla de maní o zanahorias crudas, entre otros.
  • Vigílalos permanentemente durante las comidas. Un momento de descuido puede ser un gran susto.
  • Enseña a los hermanos mayores la no dar alimentos o juguetes peligrosos a un niño pequeño. Explícales porqué y hazles cómplices de la vigilancia.

Clínica CIP pone a tu disposición el 29 de junio un Taller de Reanimación Cardiopulmonar Pediátrica Básica en el que podrás conocer cómo actuar en un caso de parada respiratoria y cómo realizar maniobras de desobstrucción de la via aérea. Infórmate en el 957357000

 

¿VACUNAR? ¿NO VACUNAR? ¿QUÉ PUEDE PASAR SI NO VACUNAMOS?

El pasado 29 de Mayo se confirmó en Olot (Girona) el primer caso de Difteria en España desde 1986. Hace 28 años que no nos encontrábamos con ningún caso de esta grave enfermedad que puede llegar a provocar una obstrucción grave de la vía aérea además de afectar al corazón y cerebro.

La enfermedad natural tiene una mortalidad de un 5-10%, mayor en los menores de 5 años, con una probabilidad importante de necesitar apoyo respiratorio (intubación o traqueotomía) y de ingresar en unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos.

¿Por qué llevamos 28 años sin ningún caso de Difteria en España?

Por una sencilla razón, la vacuna frente a la Difteria se empezó a utilizar en España de forma obligatoria en 1944 consiguiendo de esta forma un importante control de la enfermedad y posteriormente incluida en el primer Calendario Vacunal Español, que data de 1975, manteniéndose hasta la actualidad con 6 dosis que se administran a los 2, 4, 6, 18m, 6 y 14 años.

¿Por qué aparece ahora un caso en España?

Como todos sabemos han proliferado en los ultimos años en España y en el Mundo los colectivos antivacunas. Hay que recordar que en España las vacunas no son obligatorias, pero la decisión de estos grupos de padres de no vacunar a sus hijos, unas veces con la idea de que sus hijos están protegidos gracias a que la gran mayoría de niños se vacunan y otros por el miedo a los efectos secundarios, creencia en medicinas alternativas o a que las vacunas sólo obedecen al enriquecimiento de la industria farmaceútica o de los Pediatras que las prescribimos… han hecho que haya grupos de niños que no estén inmunizados frente a estas enfermedades, que si bien son muy poco frecuentes en nuestro medio, pueden ser transmitidas en viajes internacionales a zonas endémicas (zonas de muy alta incidencia) o traídas a España a causa de la inmigración.

Existen grupos de población especialmente susceptibles, como personas inmunodeprimidas, lactantes pequeños (cuyos hermanos o contactos puedan no estar vacunados) o adultos mayores y ancianos, ya que sabemos que los anticuerpos generados por la vacuna frente a la Difteria se van perdiendo con el tiempo, necesitando de dosis de refuerzo, que como mínimo debería administrarse entre los 60-64 años o en caso de viajes a zonas endémicas si no se ha recibido ninguna dosis 10 años antes.

Una vez contraída la enfermedad, el tratamiento consiste en antibióticos y en utilizar la antitoxina diftérica, que bloquea el efecto de esta sustancia producida por la bacteria, además del soporte para mantener la función respiratoria. Será necesaria de igual forma la profilaxis antibiótica de los contactos. Además hay que recordar que haber contraído la enfermedad no confiere inmunidad, por lo que este niño, una vez superada la enfermedad deberá ser vacunado para evitar una posible reinfección.

A mi me surgen una serie de preguntas… ¿se está bajando la guardia frente a estas enfermedades que ya son tan poco frecuentes en nuestro medio?, ¿hasta cuándo vamos a seguir poniendo excusas a la vacunación, pese a que se hayan demostrado de sobra sus efectos protectores frente a multitud de enfermedades?, ¿compensan los posibles efectos secundarios de las vacunas a que expongamos a nuestros hijos a estas patologías?, ¿desde las Autoridades Sanitarias Españolas no se estará favoreciendo esta moda de No-Vacunación al tomar medidas tan incongruentes como el bloqueo de las vacunas de Varicela o la nueva vacuna frente al Meningococo B?

Por suerte, al menos esta última pregunta la han respondido ya… se equivocaron, y aunque no lo reconozcan abiertamente, parece que volveremos a disponer pronto de las vacunas de Varicela y Meningococo B en las farmacias para poder administrarlas a nuestros niños aunque sigan sin estar financiadas por el Sistema Público de Salud.

Daniel Ruiz Díaz

Pediatra CIP

CYBERBULLYING (CIBERACOSO) SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN

Cada cierto tiempo nos sobrecogemos viendo en las portadas de los periódicos una noticia relacionada con el acoso y con sus víctimas. Noticias que, desgraciadamente, a veces acaban trágicamente con la vida de algún niño, como ha ocurrido recientemente. Por eso no está de mas repasar los síntomas y las formas de prevención del Cynerbullying, más complicado aún de detectar que el acoso escolar.

Recuerda que nuestra psicóloga puede ayudaros: 957 357000

(Fuente: Departamento de Educación (ED) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU)

SINTOMAS

  • Lesiones inexplicables.
  • Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o joyas.
  • Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad.
  • Cambios en los hábitos alimentarios, como saltearse comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron.
  • Dificultad para dormir, pesadillas frecuentes.
  • Baja en las notas, pérdida de interés en el trabajo escolar, deseo de no ir a la escuela.
  • Pérdida repentina de amigos o deseo de evitar situaciones sociales.
  • Sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima.
  • Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, infringirse heridas o hablar de suicidio.

¿Cómo evitarlo? Pautas de prevención

– Educación en medidas de autoprotección en el uso de las TIC, aumentando el conocimiento de las herramientas y de sus posibles riesgos.

– La primera medida de autoprotección es ignorar las amenazas para que el agresor desista al comprobar que su agresión no tiene efecto en la víctima.

– Si las amenazas persisten, tu hijo debe saber que no está solo y que te tiene a ti y a sus profesores para que os cuente, nada más se produzca, qué es lo que le hace sentirse mal, porque si no se lo cuenta a nadie, el acosador seguirá haciéndole daño. Debes transmitirle que no es culpa suya que se metan con él/ella.

– Escúchale con atención e indaga la veracidad de los hechos. No le aísles del proceso de resolución del conflicto: hazle partícipe de los pasos que vas a seguir para acabar con esa situación.

– Has de transmitirle que los acosadores parecen igual que los demás, pero no se comportan como los demás: les gusta hacer daño a los demás y obligarles a hacer lo que ellos digan.

– Has de transmitirle que el anonimato en Internet no existe y que el acosador acabará pagando por ello ante la Ley. Debes alertarle sobre las consecuencias de vulnerar la privacidad de otras personas.

– Enséñale a no devolver la agresión con otra agresión, de esta forma no solo no conseguirá atajar el problema sino que la situación empeorará.

Pautas

  • La primera barrera de autoprotección que puedes enseñar a tu hijo es a proteger su privacidad. Anímale a usar un nombre ficticio y una fotografía de algún personaje de ficción para los perfiles que tenga en las redes sociales. Enséñale a no compartir información personal en la Red y a crearse contraseñas fuertes.
  • No responder nunca a una provocación: solo se conseguirá agravar la situación. Bloquear al agresor para dejar de recibir sus amenazas y denunciarlo en la propia red social.
  • Guardar las pruebas cuando el acoso persista (duplicado de pantalla, mensajes del chat, SMS, emails, etc.) ya que serán necesarias para presentar una denuncia.
  • Poner la situación en conocimiento del centro educativo y solicitar su intervención

CUIDADO: LOS DISPOSITIVOS MÓVILES INCIDEN EN LA VISTA DE TUS HIJOS

Los niños, y especialmente los menores de dos años, cuentan con gran plasticidad en Su sistema visual, adaptándose a las circunstancias y al medio en el que se desarrollan. Por eso si pasan mucho tiempo mirando una pantalla muy reducida y cercana a la vista -menos de unos veinte centímetros-, su sistema de enfoque se podrá ver alterado.
En algunos niños, al utilizar tanto tiempo la visión cercana, podrían salir a la luz defectos de graduación, como la hipermetropía, el astigmatismo o, incluso, algunos tipos de estrabismo.
CONSEJOS:
Utilizar móviles y tablets  en un área suficientemente iluminada

En caso de que se les haya recetado graduación, deben utilizarla cuando estén con el dispositivo.

No abusar de las pantallas de vídeo (consolas, ordenador, etc…), ni ver la televisión más de dos horas al día. En caso de hacerlo, establecer descansos de, al menos, media hora tras cada periodo.

En la sala de estar, la distancia a la que debe encontrarse la televisión debería ser, al menos, de dos o tres metros del lugar donde se sienten los niños.

Evitar que se acerquen a la pantalla para ver mejor. Solo servirá para deteriorar su vista.